Go to Top

¡ Radiadores ! ¿preparados, listos…?

El otoño ya se ha dejado notar y antes de que comiencen a bajar las temperaturas de manera brusca es el momento de preparar nuestros hogares para la llegada del frío. Si son los radiadores los responsables de nuestro confort invernal, debemos realizar ya un buen mantenimiento, así de paso, también conseguiremos ahorrar bastante en calefacción.

Para comenzar debemos tener en cuenta algunas cuestiones. Lo principal será revisar si los radiadores calientan correctamente. Durante los meses en los que han permanecido apagados, los radiadores han podido acumular aire, lo que impide que se calienten de manera uniforme por todo los lados. Si no es así, puede ocurrir que exista aire en el interior que impida que el fluido de calor se reparta por igual o, por el contrario, que existan sedimentos dentro del radiador que dificulten que salga el calor. Hay algunos indicios que pueden hacer sospechar la existencia de ese aire, por ejemplo, cuando el radiador “suena”, es decir, produce ruidos extraños.

En KIP te contamos cómo se purga un radiador.

Es una operación sencilla. Para eliminar el aire que posee en su interior deberemos abrir la válvula del radiador con una llave de cuatro lados, mantenerla abierta hasta que salga agua (es posible que al principio salga sucia) y, por último, cerrarla. Los purgadores automáticos eliminan por sí solos el aire del radiador. Una vez se elimina el aire, el nivel de agua sube y el radiador vuelve a funcionar perfectamente.

Anticiparnos al uso

Si nos anticipamos al invierno y realizamos un buen mantenimiento podremos evitar averías que provocan – por ejemplo- que el radiador pierda agua, hasta llegar a un punto en el que el recipiente de compensación no puede equilibrar dichas pérdidas. Esto provoca un mal funcionamiento del radiador, y un molesto e insistente sonido del agua al caer.

Ajustar las tuercas

De nada sirve purgar un radiador si uno no se asegura de que éste ya no pierde agua. Por esta razón, una vez realizada la operación, lo primero es apretar las tuercas, teniendo en cuenta que:

* La mayoría de las fugas se producen en la entrada del radiador. Es conveniente apretar la tuerca de unión.

* También puede perder agua por la conexión de salida de la parte inferior del radiador. Aprieta la rosca también en este caso.

Recuerda que siempre puedes contar con un profesional que realice una revisión a tu sistema de calefacción y garantice el correcto funcionamiento de la instalación durante todo el Invierno. En Klimatizaciones, Ingeniería y Proyectos, KIP ponemos a tu disposición a nuestro equipo de profesionales. Contacta con nosotros.

, , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies