Go to Top

¿El mejor sistema de calefacción?

Cada día que va pasando nos acerca más a las bajas temperaturas.  Aunque llevamos varias semanas con un “veroño” (verano en otoño) magnífico se acerca el momento de elegir el mejor sistema de calefacción y si queremos anticiparnos y no esperar al último momento es ahora cuando debemos elegir entre la variedad de sistemas que ofrece la tecnología y el mercado para disfrutar del que más se adecue a nosotros.

¿Cuál es el mejor sistema de calefacción? No hay una única respuesta. En Kip nos dedicamos a estudiar cada situación para después aconsejar cuál es la mejor opción para nuestros clientes.  Desde un simple radiador para una habitación hasta una compleja instalación para un hotel o un edificio de oficinas, las posibilidades son muchísimas.

No existe un único sistema idóneo. En la decisión de qué tipo de calefacción instalar, intervienen factores como el coste; la zona donde vivimos; las características de los ambientes a climatizar, el aislamiento, las dimensiones del espacio, la estética, la cantidad y el tamaño de ventanas, la orientación… entre otros, y también las expectativas y costumbres de los habitantes de la casa o de los usuarios del establecimiento, comercio, oficina.

Lo primero que haremos será conocer la zona climática de España en la que estamos. No es lo mismo el norte que el sur ni es lo mismo la costa que el interior. Es muy fácil conocer las temperaturas medias, máximas y mínimas de cada zona para tener información.

Lo siguiente sería conocer las posibilidades de suministro de energía que hay en el lugar. Electricidad, gas canalizado, propano, renovables ya que esto puede descartar algún sistema.

Queremos comentar que un buen aislamiento incide de manera directa en el dimensionado de los equipos (calderas, bombas de calor, radiadores eléctricos, etc…) y en la cantidad de energía (electricidad, combustible) que podemos consumir cada mes. Invertir en aislamiento es la decisión más comprometida con el medio ambiente y que más puede favorecer, mes a mes,  nuestro bolsillo.

A grandes rasgos podríamos dividir los sistemas por el tipo de energía que necesitan para funcionar. 

Dentro de los equipos de calefacción que utilizan como fuente de energía la electricidad diferenciamos:

a) Radiadores eléctricos (ahora se les llama emisores térmicos)

Si no pasas demasiado tiempo en casa, los espacios a acondicionar no son muy grandes y vives en una zona donde las temperaturas no llegan a ser demasiado bajas, el radiador eléctrico de toda la vida es la opción más económica. Aunque su uso esté relacionado con un elevado incremento de la factura eléctrica, si las horas de funcionamiento son escasas es una alternativa muy económica ya que su coste de adquisición es bajo y requiere una instalación muy sencilla (sólo hay que enchufar). Quede claro que es la opción menos eficiente y que menos sensación de confort produce en el usuario. Con esta elección, normalmente, se utiliza un radiador por cada estancia que se quiera calefactar.

b) Caldera eléctrica

Con esta opción el calor para toda la casa lo produce la caldera. Esta calienta agua que se hace llegar a radiadores (emisores) de las distintas habitaciones o estancias. Su rendimiento frente a otros sistemas hace que sea una opción en desuso. Cada 1000 watios consumidos por este sistema aportan a la vivienda 860 kCal (en condiciones de laboratorio)

c) Bomba de calor

Si la zona climática de la que hablamos es Sur, Sur-este, Este, con necesidad de refrigeración en verano, la Bomba de Calor es la solución más económica en cuanto a inversión porque soluciona la climatización tanto en verano como en invierno.  Tanto si se elige la opción de equipos individuales para las estancias como si se prefiere máquina que produzca la calefacción para toda la casa.  En la actualidad algunas de las bombas de calor de agua pueden estar dotadas de sistemas que realicen la producción de agua caliente sanitaria (baños y duchas) de manera gratuita. Es la llamada Aerotérmia.

Cada 1000 watios consumidos por este sistema aportan a la vivienda más de 3000 kCal. 

Dentro de las calefacciones que utilizan como fuente de energía,  los combustibles, tenemos: Calderas de gas, gasóleo o biomasa.

Al igual que con la caldera eléctrica, con esta opción el calor para toda la casa lo produce la caldera aunque estas suelen colocarse en cuarto anexo para evacuar los gases de la combustión al exterior. La caldera calienta agua que se hace llegar a radiadores (emisores) de las distintas habitaciones o estancias. Es la alternativa más usada para calefacción en los hogares del interior y centro-norte de España. En estos momentos, a pesar del aumento del coste de la electricidad, el gasto energético mensual es mayor que el de la bomba de calor.

Tanto las bombas de calor para agua como las calderas pueden utilizar como emisores del calor, el suelo radiante, incluso se pueden combinar con paneles solares.

En Klimatizaciones, Ingeniería y Proyectos KIP queremos anticiparnos al frío y asesorarte para que tengas la opción más económica, eficiente y rentable posible. Contáctanos.

 

 

, , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies